5 ventajas del muro de cortina de madera respecto a los de aluminio o acero

La arquitectura busca soluciones sostenibles para seguir evolucionando. Algunas respuestas están en la madera como principal material de construcción ecológico.

Gracias a la certificaciones para uso estructural de la madera, la arquitectura está evolucionando con soluciones de innovación ecológicas. Un ejemplo es el muro cortina de madera. Se trata de una alternativa natural a otros materiales de construcción no sostenibles, como el acero o el aluminio, tradicionalmente utilizados en este tipo de proyectos de fachada ligera interior.

El muro cortina de madera ya es posible gracias a VIGAM, la única viga laminada de roble del mundo con marcado CE estructural, diseñada y fabricada por GRUPO GÁMIZ. Estas son sus ventajas, en este caso en comparación con el acero y el aluminio, a la hora de construir un muro cortina:

  1. Un muro de cortina ecológico y sostenible

La madera es el material ecológico y natural por excelencia. Su uso sostenible garantiza el desarrollo de masas forestales en todo el mundo. Apenas se usa energía en su obtención, todo lo contrario de lo que sucede con el aluminio y el acero, cuyos costes (y contaminación) de producción son muy elevados.

No obstante, es preciso asegurarse del origen sostenible de la madera utilizada. Para ello, es imprescindible contar con los certificados de sostenibilidad más importantes —y de más garantía— a nivel mundial, como FSC o PEFC.

Fachada ligera con muro cortina con vigas laminadas de roble de Grupo Gámiz en el proyecto Cambridge UK

Cambridge UK | Arq: Herzog & de Meuron | Producto: Aplicación Muro Cortina – Viga laminada de roble

  1. Estética y belleza

La frialdad de los metales y las diversas aleaciones pueden ser atractivas para muchos paladares (sobre gustos no hay nada escrito), pero en cuestiones estéticas, la madera no tiene rival. Lo natural se convierte en emocional, en calidez, en un sentimiento acogedor y, en la mayor parte de las ocasiones, en sensaciones de pura belleza.

Los certificados de uso estructural de la madera de calidad, así como sus propiedades ecológicas y sostenibles, han devuelto a la madera a un lugar principal en la mente de arquitectos y diseñadores. Es el caso de los muros de cortina de madera cien por cien, sin necesidad de revestimiento alguno, una realidad cada vez más presente en sus proyectos.

Muro de cortina de madera cien por cien hecho con viga laminada de roble aplicación proyecto sede Enovos Luxemburgo

Enovos, Luxemburgo | Arq: Jim Clemes | Producto: Viga laminada de roble – Muro cortina

  1. Aislante natural

En contrapartida a materiales como el aluminio o el acero, la madera, por sí misma, es un aislante natural. Sin intervenciones de ningún tipo, la madera controla la humedad gracias a sus cualidades higroscópicas. Es decir, regula la humedad en su interior: en verano proporciona humedad al ambiente y en invierno la absorbe. Una condición innata que supone grandes dosis de ahorro y bienestar solo por elegirla como material.

Esta capacidad, por añadidura, permite mejorar la calidad del ambiente, neutralizando malos olores, renovando el aire e incluso absorbiendo sustancias tóxicas.

Muro cortina con vigas laminadas de roble de Grupo Gámiz en la sede Enovos, Luxemburgo.

Enovos, Luxemburgo | Arq: Jim Clemes | Producto: Viga laminada de roble – Muro Cortina

  1. Muy resistente al fuego

La madera posee una paradoja muy atractiva para arquitectos y constructores. Es un excelente combustible, sí, pero al mismo tiempo su comportamiento en construcción es similar al de materiales no combustibles.

Esto sucede porque su baja conductividad térmica hace de la madera un material que resiste muy bien la penetración del fuego, posibilitando que mantenga sus propiedades físicas o mecánicas mucho mejor y más tiempo que el aluminio (e incluso que el acero o el cemento). Es decir, no solo arde menos, sino más lentamente.

Fachada ligera realizada con muros cortina, proyecto Enovos, Luxemburgo.

Enovos, Luxemburgo | Arq: Jim Clemes | Producto: Viga laminada de roble – Muro Cortina

  1. Mantenimiento

La calidad certificada de las vigas laminadas de GRUPO GÁMIZ permite a los proyectos realizados con VIGAM simplemente brillar por sí mismos. No es necesario ningún mantenimiento en cuestiones estructurales ni, por supuesto, estéticas. Algo que no sucede, por supuesto con metales y derivados, en donde los efectos de la corrosión obliga a invertir periódicamente en su limpieza, protección e incluso restauración.

En definitiva, el muro de cortina de madera es una respuesta ecológica, práctica, estética, resistente y eficaz para arquitectos que quieren dejar en sus proyectos la huella de la arquitectura sostenible.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Cookies